¿Qué es el vuelo sin motor?


Cuando a un profano se le pregunta sobre qué es el vuelo sin motor, o qué es un planeador (nosotros los llamamos “veleros”), éste piensa que es un extraño artefacto que movido y llevado por el viento es capaz de mecer por el aire al piloto que va dentro.

Un planeador o velero, es un avión en toda regla. Un avión que se puede pilotar y mover por el espacio a voluntad del piloto que lo maneja.

Todos los aviones planean en mayor o menor medida. Si a un Jumbo se le paran los cuatro motores, no se cae inmediatamente al suelo, de la misma forma que un coche o una moto, si se le para el motor puede continuar rodando por inercia y siempre que se mueva cuesta abajo.

Un planeador, o velero, tiene los mismos mandos que un avión normal y vuela de la misma manera… siempre que se deslice cuesta abajo, planeando, descendiendo. Luego ¿Cómo se puede mantener en el aire? Primero hay que “lanzarlo” a una cierta altura, remolcado por una avioneta para subirlo hasta unos 600 metros sobre el suelo. A partir de ahí, se suelta y empieza su vuelo libre.

En el fondo, es como una bicicleta sin pedales que siempre, para mantenerse en equilibrio, irá cuesta abajo.

Pero el aire, el viento, no solo se mueve horizontalmente, como lo sentimos desde el suelo, sino también verticalmente. De forma que si el planeador o velero, se mete dentro de una corriente ascendente, respecto al aire que le rodea tendrá que ir bajando, pero respecto al suelo puede ascender, si la corriente ascendente sube más rápido de lo que baja nuestro avión.

En realidad no hacemos sino copiar lo que hacen algunos pájaros, buitres, águilas, que les vemos dar vueltas y giros, sin batir las alas, aprovechando las fuerzas que les aportan la naturaleza.

El vuelo sin motor es algo relajante, disfrutando de moverse en el espacio, mecido solo por el suave sonido del viento al acariciar nuestras alas, algo absolutamente seguro, y sin peligro, que hará disfrutar de una experiencia única a la persona que vuele en un velero, como pasajero en un avión manejado por un piloto con gran veteranía y destreza. Unas vistas espectaculares de nuestra montaña, de los parajes de Somosierra, compartiendo el espacio con los majestuosos buitres y águilas que muchas veces nos acompañan en nuestro vuelo.

"¡Experimenta la aventura de un vuelo de divulgación con nosotros! No te arrepentirás."